lunes, 27 de junio de 2016

Hipertensión, diabetes, artrosis o depresión son enfermedades crónicas cada vez más frecuentes que, a menudo, se presentan de forma simultánea

La multimorbilidad, es decir la coexistencia de enfermedades crónicas aumenta en la población más joven. Tres de cada diez adultos y uno de cada diez jóvenes ya la padecen


Para el grupo de investigación, EpiChron, del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud, reforzar la atención integral, involucrar al paciente, conectar salud mental y física y formar al profesional responsable de la salud global del paciente, son acciones necesarias para adecuar los servicios sanitarios a las necesidades reales de la población de forma efectiva y eficiente 

En Aragón, el 34% de los hombres y el 41% de las mujeres de edad media padecen, al menos, dos enfermedades crónicas de forma simultánea. La cifra asciende al 67% a partir de los 65 años. Sin embargo, en los últimos años se observa que, en términos absolutos, la multimorbilidad o coexistencia de enfermedades crónicas en una misma persona, aumenta entre la población de menor edad. Así, uno de cada diez jóvenes, tres de cada diez adultos y siete de cada diez ancianos ya la padecen.  

Estos datos evidencian que la multimorbilidad es, hoy en día, una de las situaciones más frecuentes a la que tenemos que hacer frente. El grupo EpiChron, de Investigación en Enfermedades Crónicas del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS) lleva más de 10 años analizando las enfermedades crónicas a nivel poblacional a partir de la información clínica, demográfica, de uso de servicios y de resultados en salud, contenida en los registros asistenciales del Servicio Aragonés de Salud. Para ello, ha conformado una cohorte poblacional de 1,3 millones de habitantes que permitirá estudiar la evolución de la multimorbilidad a lo largo del tiempo. El objetivo es ayudar al sistema sanitario a dar las mejores respuestas posibles ante un problema de salud pública tan relevante.   

Según sus investigaciones, las enfermedades crónicas no se distribuyen aleatoriamente y rara vez aparecen aisladas, sobre todo a partir de los 45 años. De esta manera, EpiChron corrobora la conformación de “patrones” de enfermedades. Es decir, enfermedades que se asocian por encima de lo esperado e investiga las causas que explican estas combinaciones y sus posibles consecuencias. Así, por ejemplo, las asociaciones encontradas entre demencia y arritmia cardiaca, o entre fractura de cadera y déficits auditivos y visuales, podrían orientar  estrategias de prevención específicas. 

En esta línea, se dibujan tres patrones de multimorbilidad con consistencia clínica, que no solo se presentan en ancianos, y que además evolucionan a media que aumenta la longevidad. Se trata de patrones de enfermedades cardiovasculares-metabólicas, musculares y mentales. Estas asociaciones entre enfermedades se repiten también en otros países europeos. En concreto, entre estas tres familias de enfermedades, la cardiovascular, conformada por hipertensión, enfermedad coronaria y diabetes, entre otras, es la combinación de enfermedades más frecuente.

Las enfermedades crónicas, en general, presentan periodos de latencia amplios y,  aunque son –en parte- prevenibles, son también multicausales y, una vez desarrolladas, son irreversibles. Estas enfermedades necesitan atención médica continuada, limitan las actividades diarias y disminuyen la calidad de vida de los que las sufren y de su entorno. En su desarrollo, este tipo de enfermedades evolucionan con el tiempo y presentan frecuentemente efectos adversos asociados al uso de los medicamentos.

Hipertensión, diabetes, hiperlipidemia, dolor lumbar crónico, osteoartritis e insuficiencia cardiaca, son las seis condiciones crónicas más frecuentes entre la población adulta en la actualidad. Su gravedad es elevada de forma individual, pero aún mayor cuando se presentan  de forma combinada. Más aún si consideramos que la multimorbilidad afecta a prácticamente todas las dimensiones de la salud de la persona, tanto física como mental.

Por ello, según destaca el grupo EpiChron, es clave abordar la salud del paciente desde una perspectiva global, asegurando una coordinación asistencial y basada en una formación adecuada de los profesionales responsables del paciente en su conjunto.   

Urge, en definitiva,  un cambio de paradigma en el que se centre la atención en la persona y no en su enfermedad. De esta manera, asegura EpiChron, disminuirán efectos adversos, se reducirán costes y mejorarán los resultados de la atención y la salud de la población.

En esta línea, EpiChron coordina actualmente Multi-PAP un ensayo clínico en Atención Primaria para mejorar la prescripción farmacéutica a través de una atención centrada en el paciente. Este proyecto, financiado por el Instituto de Salud Carlos III, se dirige a pacientes entre 65 y 75 años con multimorbilidad y polimedicación  y participan tres comunidades autónomas (Andalucía, Madrid y Aragón, como coordinadora), 75 médicos y más de 500 pacientes. 

Este es el punto de partida de algunas de las conclusiones de investigación del Grupo Epichron, coordinado por la doctora Alexandra Prados Torres. Dos de los 14 investigadores que componen este Grupo, los doctores Luis Andrés Gimeno-Feliu y Amaia Calderón-Larrañaga, han participado estos días en el congreso europeo más importante sobre inmigración y salud, promovido por EUPHA (Asociación Europea de Salud Pública) y celebrado en Oslo.   

En este encuentro, la doctora Calderón impartió una de las conferencias plenarias presentando las ideas clave sobre los estudios de multimorbilidad a nivel internacional y explicando la necesidad de profundizar en su estudio en la población inmigrante. Asimismo, se presentaron las conclusiones de varios estudios del Grupo donde se analizan las diferencias en las formas de presentación de la multimorbilidad en la población inmigrante y la nativa de Aragón y su comparación con otros contextos europeos. En sus ponencias se ha puesto de manifiesto que los inmigrantes presentan un perfil de enfermedades crónicas muy similar al de los españoles.  Cabe, asimismo, destacar que llegan más sanos a los países de origen y empeoran de forma más rápida, pero sin llegar a presentar el mismo nivel de multimorbilidad que la población nativa a lo largo del tiempo.

El doctor Luis Gimeno ha planteado también en Oslo la necesidad de más investigación para analizar las complejas interacciones que se producen entre el país de nacimiento y la duración de la estancia y su repercusión en la mortalidad de la población

lunes, 20 de junio de 2016

La Red de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias y Prestaciones del Sistema Nacional de Salud (SNS) consolida su actividad con 3,5 millones de euros

El Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS) recibirá 700.000 euros para realizar su trabajo de coordinación del programa GuíaSalud, en el marco de la red, una cifra muy similar a la de años anteriores


Los fondos aprobados serán destinados al cumplimiento del Plan de Trabajo 2016 que incluye 38 informes de evaluación, 5 guías de práctica clínica, 9 proyectos metodológicos y el refuerzo de la línea de actividad internacional

La Red de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias y Prestaciones del Sistema Nacional de Salud (SNS) celebra este año su cuarto cumpleaños consolidando su actividad. El Consejo de Ministros ha aprobado la distribución de 3.575.000 euros para reforzar el trabajo que realiza esta red desde que nació en 2012 para evaluar las técnicas y procedimientos médicos de cara a su inclusión, exclusión y modificación de las condiciones de uso en la cartera de servicios del sistema nacional de salud

La red agrupa a todas las agencias y unidades de evaluación de tecnologías sanitarias existentes en España. El Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS), en su papel de coordinador del programa GuíaSalud en el marco de la red, recibirá 700.000, una cifra muy similar a la de años anteriores. La Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AETS) del Instituto de Salud Carlos III y las existentes en País Vasco (Osteba), Galicia (Avalia-t), Cataluña (Aquas), Andalucía (Aetsa) y Canarias (Sescs) recibirán 555.000 euros cada una y la Agencia de la Comunidad de Madrid (UETS), 100.000.

Los fondos aprobados, que se mantienen sin variaciones significativas con respecto a los presupuestos de otros años, serán destinados al cumplimiento del Plan de Trabajo 2016 acordado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y las comunidades autónomas. Se trata de 38 informes de evaluación, cinco guías de práctica clínica, nueves proyectos metodológicos y el refuerzo de la línea de actividad internacional.
El Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS), centro adscrito a la consejería de salud del Gobierno de Aragón, coordina GuiaSalud, organismo de ámbito nacional en el que participan las 17 comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad, desde que comenzó hace 12 años.
Las GPC son herramientas para apoyar la toma de decisiones en el sistema nacional de Salud. Incluyen un conjunto de recomendaciones basadas en la mejor evidencia científica con el objetivo de facilitar a los gestores, al equipo profesional, a los pacientes y a sus cuidadores la toma de decisiones sobre los mejores cuidados sanitarios.
En la actualidad, GuíaSalud pone a disposición de médicos y pacientes 46 guías de práctica clínica, más de 5.600 páginas de contenidos especializados y 900 documentos y referencias bibliográficas. Asimismo, recoge información sobre experiencias reales y ofrece la posibilidad de compartir buenas prácticas. Impulsa, también, la creación de redes de colaboradores y la cooperación entre entidades relacionadas con las Guías de Práctica Clínica (GPC) y la Medicina Basada en la Evidencia (MBE).

viernes, 10 de junio de 2016

Educación y prevención desde la infancia, claves para evitar las agresiones de menores a sus padres

La investigadora del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud IACS, Carmen Bailín coordina un estudio en el que se advierte del incremento de las agresiones por parte de menores de edad en el entorno familiar


En el marco de este estudio se reivindican mayores recursos para educación y tratamientos, así como un programa de prevención de violencia filio-parental, similar al que existe en materia de violencia de género.

El problema no debería analizarse desde una perspectiva individual sino relacional. Afectividad y comunicación son factores necesarios para evitar episodios de violencia de los menores a sus progenitores. Y es que el problema no son los conflictos en las familias, sino la incapacidad de resolverlos o de tratar de hacerlo con violencia.

De esta manera pone sobre la mesa Carmen Bailín, investigadora del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud y FEA en Psicología Clínica de la Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil del Centro de Salud Pirineos de Huesca, un problema social que, desgraciadamente, va en aumento. Actualmente, se estima que la violencia de los menores de edad hacia sus padres afecta a aproximadamente a un 10% en la población general. Es más, de acuerdo con informes de la Fiscalía General del Estado se calcula que el 9% de los progenitores sufre violencia física y un 40% verbal y emocional. Todavía, subraya Carmen Bailín, son muchas familias las que ocultan o minimizan el problema de la violencia y soportan el trato recibido de sus hijos durante mucho tiempo antes de que se conozca.

Los datos van en la misma línea, según la última memoria territorial de la Fiscalía en Aragón las agresiones por parte de menores de edad en el entorno familiar se multiplicaron por cinco en Aragón el pasado año. Así, se recogieron 134 casos de violencia doméstica en 2014, frente a los 25 registrados un año antes.

Carmen Bailín ha coordinado el estudio “Menores que agreden a sus padres: factores psíquicos, sociales y educativos”, publicado recientemente en la Revista sobre Infancia y la adolescencia de la Universidad Politécnica de Valencia, y en el que también han participado Gemma Ortega, del IACS, Rosario Tobeña, Ángela Asensio y Rosa Magallón de la Universidad de Zaragoza. La recogida de datos se ha realizado con encuestas, tests psicológicos y cuestionarios, aplicados a padres, menores, educadores de servicios sociales y profesionales de Salud Mental Infanto-Juvenil de Zaragoza y Huesca.

Según este estudio, los menores agresores son adolescentes de sexo masculino que agreden a su madre, aunque aumenta el número de casos que afectan a padres, abuelos y hermanos. En principio, son más las mujeres que perciben como leve la intensidad de la violencia que se ejerce contra ellas, aunque el porcentaje de madres que la califican de grave es también muy significativo.

La edad media del agresor es de 14 años y los primeros episodios de violencia suelen iniciarse en torno a los 11 años, sin que se defina un factor precipitante único que la desencadenara. El tipo de violencia más frecuente en los primeros episodios es verbal y la madre es, también, la víctima más agredida seguida del padre.

Los adolescentes agresores suelen presentar problemas escolares, absentismo, bajo rendimiento y problemas de comportamiento, aunque no se observan situaciones de aislamiento ni escasez de relaciones sociales con otros menores de su entorno. Un porcentaje elevado ha sido diagnosticado de trastorno de hiperactividad y déficit de atención. El consumo de drogas fue también un factor asociado en esta muestra.

En este estudio la mayoría de los hijos que agreden a sus padres tienen antecedentes personales de violencia familiar (maltrato infantil y violencia de género). La existencia en la familia de modelos violentos, incide Bailín, aumenta la probabilidad de que el hijo sea agresivo hacia sus padres.

En los casos analizados por las investigadoras aragonesas se detectan más problemas en las familias con niveles socioeconómicos bajos, si bien la muestra fue extraída de servicios sociales y sanitarios públicos; no se encuentran indicios de que la separación de los padres sea un factor determinante.

El motivo de descubrimiento de la violencia es la denuncia de los padres en la mayor parte de los casos. Dentro de las medidas de protección las más utilizadas son la orientación familiar, la conciliación-mediación y la intervención educativa continuada. Para los casos detectados se aplican diferentes medidas rehabilitadoras, aunque la más utilizada es la psicoterapia familiar. Según las investigadoras se aprecia también un elevado número de menores con tratamiento farmacológico

Dentro de las medidas de reforma, es decir, aquellas llevadas a cabo con los jóvenes mayores de 14 años que hayan cometido una infracción a la ley tipificada como delito o falta por el Código Penal, se aplica con mayor frecuencia la solución extrajudicial de mediación conciliación, la libertad vigilada y el internamiento en un centro semiabierto.

Las investigadoras que han participado en este estudio, coordinadas por Carmen Bailín, apuntan que los recortes que se han sucedido en los últimos años están deteriorando notablemente la calidad de los servicios para la prevención y la atención a las familias y menores afectados en Aragón. Por ello, reivindican la necesidad de dotar a los servicios públicos de mayores recursos económicos para atajar este problema que cada año crece. Insisten también en mejorar la educación e introducir más planes preventivos en las escuelas. Consideran, además, que deberían ponerse en marcha programas de prevención de violencia filio-parental, similares a los que ya existen en materia de violencia de género.

lunes, 6 de junio de 2016

Más de un centenar de personas acudieron a la jornada de presentación del Plan de Compra Pública de Innovación de Aragón



El Plan consiste en siete seminarios informativos y un curso técnico especializado. De forma paralela, se desarrollará un mapa de procesos y se trabajará en establecer la arquitectura institucional y de gobernanza de la CPI para Aragón. Además, se definirá un mapa de demanda temprana. 

El objetivo es alcanzar la cifra de referencia que se maneja en Europa que es llegar en el año 2020 a un 3% de licitación pública mediante esta modalidad de contratación


Más de un centenar de personas, con responsabilidad en la contratación pública en Aragón, acudieron el pasado 1 de junio a la sala Jerónimo Zurita del Edificio Pignatelli a las jornadas de presentación del Plan de Impulso y Consolidación de la Compra Pública de Innovación organizado por la dirección general  de Investigación e Innovación del Gobierno de Aragón, a través del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud. El Plan se desarrollará hasta el próximo mes de diciembre, con la colaboración del Observatorio de la Contratación pública. Se trata de favorecer la innovación desde la Administración Pública para transformar y diversificar la economía aragonesa y basarla en el conocimiento. 

Para ello se han planificado siete seminarios informativos, cada uno de ellos específicos para cada uno de los departamentos que componen el Gobierno de Aragón, así como otras organizaciones como las entidades de derecho público. En estos seminarios, impartidos por José María Gimeno Feliú, catedrático de Derecho Administrativo de la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza, director del Observatorio de Contratación Pública y presidente del Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de Aragón, participarán del 7 al 22 de junio alrededor de 175 personas.

Una vez finalizados los seminarios, y para aquellos que quieran profundizar en la puesta en marcha de esta nueva estrategia, tendrá lugar un curso técnico especializado, también impartido por Gimeno Feliú, que durará 30 horas del 12 al 16 de septiembre. En este curso se ampliarán conceptos relativos a los aspectos jurídicos y financieros, así como a las herramientas técnicas y se expondrán los casos más interesantes de buenas prácticas en Compra Pública de Innovación.  

De forma paralela, el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud desarrollará un mapa de procesos y trabajará en establecer la arquitectura institucional y de gobernanza de la CPI para Aragón. Además, se definirá un mapa de demanda temprana.  Finalmente, el Plan de Compra Pública de Innovación de Aragón se cerrará con una jornada de difusión de resultados

El objetivo planteado por la dirección general  de Investigación e Innovación del Gobierno de Aragón y el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud a la hora de poner en marcha este Plan es alcanzar la cifra de referencia que se maneja en Europa que es llegar en el año 2020 a un 3% de licitación pública mediante esta modalidad de contratación

Más información: cpi.aragon.es