lunes, 9 de mayo de 2016

Bioingeniería para construir órganos de laboratorio



El grupo de investigación de Patología Digestiva del IACS, al que pertenece Pedro Baptista, desarrolla en laboratorio un hígado de cerdo a partir de células madre con el tamaño adecuado para que pueda trasplantarse en animal 

Terapias celulares para la curación o mejora de la calidad de vida en pacientes con enfermedades hepáticas son otras líneas de investigación de este grupo 

Científicos del Instituto aragonés de Ciencias de la Salud (IACS), centro adscrito al Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón, ultiman el desarrollo en laboratorio de un hígado de cerdo con el tamaño adecuado para que, previsiblemente, pueda trasplantarse en animal a principios del año que viene. Con este avance científico Aragón da un paso más en las investigaciones internacionales que buscan el desarrollo de órganos sólidos para trasplantes, así como en el uso de tratamientos terapéuticos celulares más eficaces.  

Actualmente, existen varios grupos a nivel internacional que siguen esta misma línea de investigación pero es la primera vez que se propone a corto plazo una intervención de este tipo, lo que supone un importante progreso en la creación de órganos de bioingeniería a partir de células madre. El objetivo es que estos experimentos en animal sean un éxito para que pueda empezar a desarrollarse en nuestra comunidad autónoma un hígado humano de bioingeniería en el laboratorio. 

El investigador Pedro Baptista del IACS trabaja desde hace años en el desarrollo en laboratorio de órganos de bioingeniería, en concreto de hígado, similares a los biológicos que puedan ser aptos para el trasplante, maduros para su supervivencia y fuertes para desarrollar el mayor número de funciones posible, de las aproximadamente 500 distintas que desempeña este órgano, con las mayores garantías. 

El hígado es un órgano grande, rojizo, que se encuentra encima del estómago y debajo del diafragma. Pesa alrededor de 1,3 kg en mujeres y 1,8 kg en varones, lo que lo convierte en el órgano sólido más grande del cuerpo. Es precisamente su gran tamaño uno de los principales escollos para construir un hígado humano de laboratorio ya que para su desarrollo se necesitan millares de millones de células. El principal problema es que todavía es limitada la expansión de células que puede realizarse en un laboratorio para generar órganos con el tamaño necesario para proporcionar función suficiente en un paciente adulto. Por ahora, el grupo de investigación de Pedro Baptista, ha solventado esta situación en el cerdo.  

Este equipo del IACS, compuesto también por Pilar Sainz, Iris Pla y Manuel Almeida, trabaja también en otras líneas de investigación relacionadas con enfermedades hepáticas. Así, estudian la biología de desarrollo y el comportamiento de las células madre hepáticas en relación a enfermedades como la hepatitis, los tumores y otras muchas que afectan a un porcentaje importante de la población. Su objetivo es utilizar células madre del conducto biliar para reparar el hígado y el páncreas enfermos, con lo que se conseguiría un importante avance médico para pacientes de ciertas enfermedades crónicas como la diabetes tipo 1. 

Para un futuro, pretenden también ampliar el alcance de sus investigaciones abriendo nuevas posibilidades relacionadas con el desarrollo en laboratorio a partir de células madre de otros órganos relacionados con el hígado, como puede ser el páncreas.
 

No hay comentarios :

Publicar un comentario