lunes, 25 de abril de 2016

Los hábitos de vida de los padres influyen en el desarrollo físico y cognitivo del niño desde la época fetal pudiendo condicionar su salud en la vida adulta

El 4,5% de los niños nacidos en el Hospital Infantil Universitario Miguel Servet tienen un peso, una talla y un perímetro cefálico claramente disminuidos

Una investigación, entroncada en el Grupo Crecimiento y Desarrollo del IACS y que continúa en la Fundación Andrea Prader y las Unidades de Neonatolología y Endocrinología del Hospital Infantil Universitario Miguel Servet, muestra que el 24% de estos niños presentará retraso psicomotor y neurocognitivo en el futuro

El 4,5% de los niños nacidos en el Hospital Infantil Universitario Miguel Servet, aproximadamente unos 500 bebés al año, nace con un peso, una talla y un perímetro encefálico disminuidos. Por eso se les conoce como nacidos pequeños para edad gestacional o PEG. Un alto porcentaje de estos niños, el 24%, presentan retraso psicomotor ya a partir de los tres años de edad. Pero, además, algunos de ellos, el 33% de aquellos que crecen y recuperan su talla demasiado rápidamente para sus niveles iniciales, presentan ya a los cuatro años el llamado “síndrome metabólico”, que consiste en hipertensión arterial, hiperlipidemia, resistencia a la insulina y arterioesclerosis, que podría mantenerse a lo largo de su vida adulta.

Estas son algunas de los conclusiones de un estudio multidisciplinar entroncado en el grupo de investigación “Crecimiento y Desarrollo” del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS), centro adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Aragón, y que continúa desarrollándose en el Hospital Infantil Universitario Miguel Servet. Participan en este estudio las siguientes unidades: Centro Andrea Prader, el servicio de Pediatría, Neonatología, Endocrinología, Cardiología y Enfermedades Metabólicas, así como Maternidad y Genética del Hospital Miguel Servet.

En los últimos 20 años el tanto por ciento de los niños que nacen pequeños para su edad gestacional prácticamente se ha duplicado. Según las investigaciones realizadas en este marco, las placentas de estos niños muestran lesiones muy severas que hacen imposible un aporte normal de los nutrientes necesarios (oxígenos, glucosa, proteínas...) para el desarrollo del feto. En estas condiciones, el feto o fallece en el útero o se adapta para poder sobrevivir con la cantidad aportada por la placenta, lo que provoca que la talla, el peso y el perímetro cefálico sea menor al normal.

Sobre todo, llama la atención que en los niños PEG se observa menor peso y talla y una clara disminución del volumen neuronal, pero no del perímetro abdominal, avisando ya del riesgo de obesidad y predisposición al síndrome metabólico, una de cuyas características es la diabetes por resistencia a la insulina, según señala en esta investigación el doctor Antonio de Arriba.

Fumar durante el embarazo (tabaquismo activo o pasivo), junto con otros factores como permanecer ocho o más horas de pie al día o el estrés percibido por la madre, son los factores más significativamente relacionados con este mal crecimiento fetal. Una de las consecuencias más negativa para el futuro de estos niños es el retraso psicomotor inicial y neurocognitivo después, hasta en un 24% de los casos totales.
Este retraso cognitivo se observa ya desde los tres primeros meses de vida y, según señala la doctora Beatriz Puga en esta investigación, no desaparece sino que empeora con los años cuando se suma el déficit de atención que presentan casi la totalidad de estos niños.
Evitar la sobrealimentación, favorecer e inculcar la práctica de ejercicio físico y realizar una estimulación neurocognitiva temprana en aquellos que lo precisen contribuirá a mejorar el futuro de estos niños. Sin embargo, en el marco de esta investigación, el doctor Ángel Ferrández insiste que lo ideal es prevenir el mal crecimiento y desarrollo del feto, evitando factores como el tabaquismo, con lo que probablemente disminuiría el porcentaje de estos nacidos PEG hasta en un 50%.
Los buenos hábitos en familia, con buena alimentación y ejercicio físico diario, no son solo recomendaciones para los niños nacidos pequeños para edad gestacional, insiste Ferrández, sino para todos los niños en general que “aunque primero son sujetos pasivos, pronto harán lo que vean hacer a sus padres”.

lunes, 18 de abril de 2016

Mejorar la dieta en algo tan sencillo como el pan puede conllevar importantes beneficios para nuestra salud



Una investigación de “Biomed-Aragón” del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud prueba en ratones que el pan de baja calidad, que acelera la fermentación con impulsores industriales, produce una inflamación de la flora intestinal 

Este estudio, que comienza ahora su segunda fase en humanos, demuestra que el pan de calidad de larga fermentación mejora la digestión y disminuye el riesgo de sufrir intolerancias y otras enfermedades como obesidad y diabetes

Mejorar la dieta en algo tan sencillo como el pan de cada día puede conllevar importantes beneficios para nuestra salud. Una investigación realizada en el marco de la biorregión biomed-Aragón del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS) demuestra que la calidad del pan influye en el comportamiento del intestino de los ratones. Así, si el pan es de baja calidad, elaborado con impulsores industriales, el microbioma del intestino del ratón se modifica y provoca una inflamación sistémica que, a la larga, puede tener consecuencias negativas para su salud. En cambio, cuando se alimenta al ratón con pan de calidad o de larga fermentación, no se contempla esta inflamación en el intestino. Si, además, el pan es integral, se observa una buena respuesta sobre la flora intestinal. 

Estas son las conclusiones de la primera fase del estudio “Efecto de la alimentación con el pan de larga fermentación sobre el microbioma intestinal y la inflamación sistémica” que ha llevado a cabo Biomed-Aragón en el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud, centro adscrito a la consejería de Salud del Gobierno de Aragón. Antonio Rezusta, jefe de servicio de Sección Microbiología del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza es el investigador principal de este estudio que cuenta también con la participación del investigador de Biomed en IACS, Pedro Marijuan, el presidente en España del Club Richemont, Jorge Pastor, la investigadora del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, Rosa del Campo y el investigador ARAID de la Universidad de Zaragoza integrado en el Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón, Julián Pardo.  

Son numerosos los estudios que se vienen realizando hasta la fecha centrados en los efectos de la alimentación sobre el microbioma. Pero es la primera vez que se estudia el comportamiento del microbioma intestinal en su relación con el pan. Así, en esta investigación, que ha concluido su primera fase en ratones, se ha analizado la contribución del pan según sus métodos de fermentación en el mantenimiento y mejora del microbioma. En una segunda fase, que comienza ahora, se realizarán las pruebas en humanos con el fin de conocer esta contribución en general en la población y, también, en colectivos especialmente sensibles como los niños y los mayores. 

El microbioma intestinal es el conjunto de microbios, virus, hongos y levaduras que existe en el intestino. Nos ayuda a digerir los alimentos. Si la alimentación es adecuada podremos mantener un microbioma sano. Pero si la alimentación no es la adecuada se genera una inflamación que produce a la larga ciertas reacciones en el sistema inmune que pueden generar intolerancia a la lactosa, al gluten y a otros muchos alimentos. Esta situación afecta también a nuestro comportamiento elevando los niveles de cansancio y fatiga y, además, pueden favorecer, a largo plazo otras enfermedades como la obesidad, la diabetes, el colon irritable o la enfermedad de  Crohn. Es decir, buena parte de nuestra salud depende de tener un microbioma no inflamatorio.

En concreto, en las investigaciones realizadas en Biomed se ha demostrado que el pan elaborado a través de procesos industriales para reducir los tiempos de elaboración mediante uso de impulsores que acortan los procesos de fermentación provoca inflamación intestinal en el ratón. Por el contrario si el pan es de calidad, es decir, de larga fermentación o de fermentación bacteriana (el conocido como de masa madre o de “panadero”) mejora la digestión y disminuye el riesgo de sufrir intolerancias y otras enfermedades. Además, cuando el ratón consume buen pan no experimenta inflamación alguna en su flora intestinal.

lunes, 11 de abril de 2016

Innovación e información sanitaria al servicio de la evaluación y mejora continuada de la calidad y eficiencia del sistema, líneas estratégicas del IACS en esta legislatura



La directora gerente, Sandra García Armesto, compareció en las Cortes de Aragón para dar a conocer a la Comisión de Sanidad del parlamento autonómico las principales líneas de actuación a desarrollar a lo largo de la legislatura

El presupuesto del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud para 2016, ronda los 12,5 millones de euros, el 40% procede del Gobierno de Aragón, mientras que el resto procede de otros financiadores públicos y privados


La función del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud es la generación y gestión de conocimiento estratégico para el sistema de salud. Con este objetivo se refuerzan las líneas de trabajo destinadas a la producción del conocimiento y su transferencia y se acentúa el énfasis en la innovación y toma de decisiones basada
en el conocimiento. Así lo explicó la directora gerente del IACS ante la comisión de Sanidad durante su comparecencia en las Cortes de Aragón.

En cuanto  a la producción de conocimiento destacó la importancia de reforzar las alianzas estratégicas con el entorno empresarial existentes, como la bio-región Biomed y el clúster empresarial AraHealth, así como la coordinación desde el IACS con iniciativas europeas como Chrodis y bridge y nacionales como el Atlas de Variaciones de la Práctica Médica o el poryecto basado en la cohorte de trabajadores de General Motors (AWSH), y crear otras nuevas. Asimismo, confirmó su intención de reforzar los servicios científico técnicos e infraestructuras de investigación y manifestó su interés por afianzar la motivación de los trabajadores, tanto del personal investigador como de los servicios transversales y de apoyo.  

En transferencia, la directora gerente del IACS resaltó la calidad de los programas de formación continuada y de especialistas y, en especial, el proyecto FOCUSS.  La biblioteca virtual y la línea de apoyo a la toma de decisiones basada en la evidencia con el organismo Guía Salud y la red española de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del Sistema Nacional de Salud, son otras líneas  a destacar dentro del  Instituto. 

Uno de los objetivos que se marca el nuevo equipo de dirección del IACS, según explicó García Armesto, es trabajar para la mejora de la utilización de la información que genera el sistema de salud aragonés. El objetivo es poner en marcha una plataforma de integración y análisis de los datos que se originan en los centros sanitarios tanto en atención primaria como hospitalaria, que permita monitorizar la calidad y la eficiencia de la asistencia que se provee a los aragoneses. 

La innovación y toma de decisiones basada en el conocimiento es la tercera línea estratégica en la que se centró la directora gerente del IACS durante su comparecencia en las Cortes de Aragón. Modelo de cuidados integrales y continuidad asistencial, atención a crónicos, gestión clínica, protagonismo profesional, reconocimiento del talento,  evaluación y transparencia y búsqueda de sinergias, fueron sólo algunas de las líneas de trabajo que se desgranaron en el parlamento autonómico.

El presupuesto del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud para 2016, ronda los 12,5 millones de euros, el 40% procede del Gobierno de Aragón, mientras que el resto de otros financiadores públicos y privados. El 54% del presupuesto total son fondos finalistas que sufragan proyectos y actividades acordados con el financiador

lunes, 4 de abril de 2016

Centrar la atención en el paciente en lugar de en la enfermedad, clave para mejorar la asistencia sanitaria

Con este objetivo se refuerza la introducción del punto de vista del paciente y se incluye la evaluación del impacto en costes y uso de recursos de la implantación económica de las recomendaciones en las Guías de Práctica Clínica
GuíaSalud es un organismo de ámbito nacional en el que participan las 17 comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad, coordinado desde el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud

En la jornada científica, celebrada hoy en Madrid, se han presentado las últimas novedades en la elaboración y uso de las Guías de Práctica Clínica. El objetivo es potenciar su uso en la toma de decisiones dentro del Sistema Nacional de Salud

La visión del paciente sobre su propia enfermedad y el impacto económico sobre las organizaciones de la implementación de las recomendaciones se consideran claves para mejorar el valor del uso de las Guías de Práctica Clínica en la atención sanitaria. Las GPC son herramientas para apoyar la toma de decisiones en el sistema nacional de Salud. Incluyen un conjunto de recomendaciones basadas en la mejor evidencia científica con el objetivo de facilitar a los gestores, al equipo profesional, a los pacientes y a sus cuidadores la toma de decisiones sobre los mejores cuidados sanitarios.
Trabajar para favorecer la atención centrada en las personas y pasar de guías centradas en enfermedades a guías centradas en los pacientes, es uno de los retos que se asumen con el nuevo método de elaboración de las guías para mejorar la atención sanitaria.
Estas son algunas de las innovaciones metodológicas que se han presentado en Madrid en la jornada científica de GuíaSalud que ha inaugurado esta mañana la directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Elena Andradas y la directora gerente del IACS, Sandra García Armesto. 
El Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS), centro adscrito a la consejería de salud del Gobierno de Aragón, coordina GuiaSalud, organismo de ámbito nacional en el que participan las 17 comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad, desde que comenzó hace 12 años.
La introducción de la valoración económica de las recomendaciones en las Guías de Práctica Clínica aporta la información adecuada para facilitar la adopción de las mejores opciones terapéuticas en función de su inversión y su beneficio. Además,  permite que el enfermo pueda conocer mejor su problema de salud y analizar las causas y factores que pueden haber influido en la evolución de la enfermedad, así como el diagnóstico, el tratamiento más adecuado, el seguimiento y el coste que esto supone para la Sanidad Pública. De esta manera, las personas implicadas podrán ejercer con todos los conocimientos necesarios su responsabilidad individual que redundará en la mejora de la responsabilidad  social y la transparencia.
GuíaSalud pone a disposición de médicos y pacientes 46 guías de práctica clínica, más de 5600 páginas de contenidos especializados y 900 documentos y referencias bibliográficas. Asimismo, recoge información sobre experiencias reales y ofrece la posibilidad de compartir buenas prácticas. Impulsa, también, la creación de redes de colaboradores y la cooperación entre entidades relacionadas con las Guías de Práctica Clínica (GPC) y la Medicina Basada en la Evidencia (MBE).
En general, los recursos sobre salud mental, pediátrica, nutricional, reproductiva, del sistema circulatorio, respiratorio y genitourinario son las grandes áreas de consulta de GuíaSalud. En concreto, la guía sobre la atención integral a las personas con enfermedad de alzhéimer y otras demencias es una de las más consultadas, junto a la de cuidados paliativos, diabetes, tratamiento y prevención de la tuberculosis y trastornos de la conducta alimentaria.

Todos los recursos son de acceso gratuito en www.guiasalud.es