lunes, 28 de marzo de 2016

Nuevo método para el diagnóstico precoz de la arteriosclerosis

La revista internacional más importante de Cardiología publica un estudio realizado por investigadores del IACS y del CNIC con trabajadores de la General Motors


Investigadores del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS) de Zaragoza y del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) de Madrid han descrito un método para el diagnóstico precoz de la arteriosclerosis.

El estudio, realizado sobre una población de casi 1.500 varones entre 40 y 59 años, trabajadores de la factoría General Motors ubicada en Figueruelas (Zaragoza), ha encontrado placas de colesterol en las arterias de 72 de cada 100 participantes del estudio. Es bien conocido que la presencia de estas placas precede al desarrollo de enfermedades vasculares más graves como los infartos o los ictus. El estudio demuestra que la detección de placas en arterias femorales que se encuentran en las ingles y que llevan la sangre hasta las piernas, son el territorio vascular mejor relacionado con los factores de riesgo clásicos para la enfermedad cardiovascular como el tabaco o el colesterol; y que además predicen bien la presencia de lesiones en las coronarias.


La arteriosclerosis es una enfermedad de los vasos sanguíneos producida por la acumulación de colesterol, que hace que la sangre circule con mayor dificultad por los mismos y aumente el riesgo de producir obstrucciones, lo que causa infartos y accidentes cerebrovasculares.  Se trata de un problema muy extendido entre la población  (En España un tercio de las muertes producidas cada año están relacionadas con la arteriosclerosis)  y que no da síntomas hasta que el daño es muchas veces ya irreversible. Los expertos insisten en la importancia de realizar un diagnóstico precoz para poner en marcha medidas cuanto antes. La investigación, cuyos primer y último firmantes son los profesores Martín Laclaustra (CNIC y Universidad Autónoma de Madrid-CIBERESP) y Fernando Civeira (IACS), se publica mañana en la revista Journal of The American College of Cardiology (JACC).

Para diagnosticar la arteriosclerosis, los especialistas realizaron, entre otros estudios, tres pruebas a esa citada población de 1.500 varones: una ecografía en el cuello, otra en piernas (femoral) y un escáner cardiaco. Tras ello, concluyen que la identificación de sujetos a riesgo podría simplificarse, ya que la detección por ecografía en la femoral es sencilla, barata y sin efectos secundarios; y, muy importante, podría realizarse de forma más precoz, lo que permitiría una prevención más eficaz.

El estudio se enmarca dentro de un fructífero programa de investigación en curso denominado “Aragon Workers Health Study” (AWHS) coordinado en Zaragoza por el profesor José Antonio Casasnovas y en CNIC por el cardiólogo Antonio Fernández-Ortiz, y que ha contado con la dirección científica del profesor Valentín Fuster, Director General del CNIC y líder mundial en el campo de la prevención cardiovascular mediante el uso de imagen no invasiva.

lunes, 21 de marzo de 2016

Arranca la segunda fase del proyecto de investigación “Aragón workers´ health study”

La base de datos obtenida durante los ocho años de desarrollo de la primera fase contiene datos antropométricos, clínicos y analíticos, además de suero, plasma, DNA sangre y orina que se ponen a disposición de la comunidad científica  

Identificar los determinantes genéticos y de estilo de vida que condicionan la aparición y la progresión de factores de riesgo cardiovascular, es objetivo de esta segunda fase, así como comprobar hipótesis científicas relevantes y abrir nuevas líneas de investigación

Identificar los determinantes genéticos y de estilo de vida que condicionan la aparición y la progresión de factores de riesgo a enfermedad cardiovascular (obesidad, hipertensión arterial, dislipemia, diabetes, tabaquismo y sedentarismo), así como estudiar la morbimortalidad y la presencia de arteriosclerosis subclínica, es el objetivo principal del proyecto “Aragón workers´ health study”, que ahora entra en su segunda fase. El Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS), centro adscrito a la Consejería de Salud del Gobierno de Aragón, coordina esta nueva etapa, que cuenta también con el apoyo de la factoría de GM en Figueruelas.

Se trata ahora de producir resultados explotando los datos biológicos, genéticos y epidemiológicos obtenidos en la primera fase de este proyecto entre 2008 y 2015. La base de datos obtenida, que recoge muestras de 33.188 análisis realizados entre 2009 y 2015,  permitirá analizar los condicionantes de la progresión desde un estado de salud a la aparición de factores de riesgo y finalmente enfermedad, así como obtener conclusiones científicas sobre la propia enfermedad, los estilos de vida, su evolución y su relación con la detección de aterosclerosis subclínica. El objetivo, es comprobar hipótesis científicas relevantes en el campo de la prevención y dar soporte  tanto a líneas de trabajo ya en marcha, como a nuevas líneas abriendo el uso de los datos a la comunidad científica.

El proyecto denominado  “Aragón worked health study” (AWHS) se puso en marcha en 2008 a través de un convenio de colaboración entre la consejería de Sanidad del Gobierno de Aragón y el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), dependiente del Instituto Carlos III de Madrid, con la colaboración de la factoría GM en Figueruelas. El primer convenio firmado, comprendía un compromiso de cuatro años de trabajo, hasta el año 2012, con un presupuesto de alrededor de cuatro millones de euros, aportados al 50% entre el IACS y el CNIC.

Una vez finalizada la primera fase, tanto el Gobierno de Aragón, como el Instituto Carlos III decidieron dar continuidad a este estudio firmando un acuerdo por tres años más, hasta 2015, aunque podía ser prorrogable hasta 2018, con un presupuesto de un millón y medio de euros en total. José Antonio Casasnovas, es el investigador principal de este proyecto en Aragón, en el que también participan Montse León, Fernando Civeira y Miguel Pocoví.

En el marco de estos acuerdos, se creó una cohorte formada por 5678 voluntarios, en su mayoría hombres (86.6%) con un edad media de 53 años. Estos trabajadores voluntarios han realizado su seguimiento médico habitual en las instalaciones de GM en Figueruelas, así como analíticas de suero, plasma, sangre total y orina. Durante estos seis años, además se han realizado también pruebas de ecografía vascular y electrocardiograma, además de diversos cuestionarios dirigidos a evaluar los estilos de vida como los hábitos dietéticos, la actividad física, el sueño, factores psicosociales y cronotipos. Asimismo, se han realizado exploraciones de calcio coronario mediante TAC y otras pruebas de acelerometría con el objetivo de recoger datos objetivos de actividad física, horas de sueño, pasos dados y calorías consumidas.

Este estudio general se complementa además, con los datos obtenidos en una subcohorte, formada por  2670 trabajadores del total, de entre 40 y 55 años, que han participado en un seguimiento especial en el Hospital Miguel Servet, consistente en pruebas de detección de aterosclerosis subclínica y encuestas de estilos de vida. De ellos se guardan muestras de suero, plasma orina y en algunos casos, se ha guardado también sangre total para extraer ADN. Asimismo, se ha solicitado información relativa a variables sociodemográficas. En el transcurso del estudio los trabajadores han recibido información relevante sobre su estado de salud.  

Durante los ocho años en los que se ha desarrollado esta colaboración, se ha creado un completo banco de muestras biológicas y estudios genéticos detallados, por lo que las partes implicadas consideran cumplidos los objetivos de la fase de campo. Se considera que ya no es científicamente necesaria la obtención de más muestras a los trabajadores de GM en Figueruelas.

Por lo tanto, a partir de este año 2016 el esfuerzo se centrará en el uso de la infraestructura de datos y muestras creada durante estos ocho años para conestar preguntas de investigación relevantes. Así, las muestras y datos, por lo tanto, se ponen a disposición de los investigadores con el fin de que puedan desarrollar hipótesis innovadoras y promover la investigación traslacional para prevención y salud pública, además de la identificación de nuevas vías metabólicas y potenciales nuevas terapias de alto impacto en salud pública.

jueves, 10 de marzo de 2016

El Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud abre la 11 edición del Programa Focuss



Más de 1.000 profesionales participan en este programa de formación en competencias que ofrece este año 90 cursos especializados

Se trata de estancias formativas cortas que imparten profesionales del Sistema Sanitario Público de Aragón para enseñar a otros profesionales sanitarios técnicas muy especializadas o de alta precisión en su área de interés laboral

El Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS), centro adscrito a la consejería de Salud del Gobierno de Aragón, abre el plazo de inscripción para el programa Focuss. Más de 1.000 profesionales, entre docentes y alumnos, participarán en este programa de formación en competencias que permite integrar la enseñanza en el trabajo diario de los profesionales sanitarios.

Este año el IACS oferta 90 programas formativos de múltiples especialidades como EPOC, diabetes, ictus, cáncer o enfermedades crónicas, entre otras. El plazo de presentación de solicitudes para la inscripción a estos cursos, que se desarrollarán a lo largo de todo el año, finaliza el próximo 3 de abril. 

Focuss es un programa de formación en competencias para profesionales de la Sanidad Pública en Aragón. Se trata de estancias formativas cortas para el aprendizaje práctico de técnicas diagnósticas, terapéuticas, de gestión o de comunicación. Profesionales sanitarios de reconocido prestigio llevan a cabo estas acciones de formación en las unidades y centros de Aragón donde trabajan a las que se desplazan los alumnos seleccionados para realizar esta inmersión formativa en un equipo sanitario real y con pacientes reales. Las materias tratadas son técnicas muy concretas o de alta precisión, en los que el centro receptor está especializado. 

Una vez finalizado el curso, los alumnos deberán ser capaces de aplicar los conocimientos adquiridos en el centro sanitario del que proceden. Además, y como novedad en esta edición, tras superar las pruebas finales de su formación, los alumnos deberán transmitir el contenido del curso, en sesiones formativas de aproximadamente una hora, a otros compañeros de su propio centro laboral. Los participantes obtendrán un diploma acreditativo, como alumno y como formador,  de su paso por Focuss. 

El objetivo de este programa, que comenzó en 2005 y que ha formado a 2670 alumnos, es favorecer la innovación y reforzar la calidad del propio sistema, aprovechando  el capital intelectual que existe en todos los centros sanitarios.

Más info: www.IACS.aragon.es

lunes, 7 de marzo de 2016

Pieles sociables: Una investigación del IACS demuestra que la soledad es factor de riesgo para enfermedades dermatológicas



El Grupo de Investigación en PsicoDermatología del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud analiza la influencia de las relaciones sociales en la salud mental y en la calidad de vida en pacientes dermatológicos

Recomiendan un tratamiento integral y multidisciplinar, basado en la escucha al paciente, y aplicando terapias médicas, psicológicas y sociales que mejoren la relación del enfermo con su entorno  

El aislamiento social y la soledad son factores de riesgo para la salud mental y física. Sin embargo no se han desarrollado todavía instrumentos adecuados que puedan concretar con exactitud la influencia que tiene la interacción social del individuo con su entorno en su calidad de vida. Lo que sí está demostrado es que la salud se ve reflejada en la piel. 

La piel y el sistema nervioso central están embriológicamente relacionados y comparten hormonas, neurotransmisores y receptores por lo que la piel se convierte en ocasiones en un marcador, una señal de que algo no está funcionando en nuestro interior. Alrededor de una cuarta parte de la población mundial sufre de alguna enfermedad de la piel y según la Organización Mundial de la Salud, el 80% de las enfermedades de la piel tienen origen somático. Por ello, es necesario tratarlo todo, la enfermedad de la piel que se ve y la enfermedad que no se ve.

En esta línea, el grupo de investigación en PsicoDermatología del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS) ha desarrollado una investigación para analizar la influencia de las relaciones sociales en la salud mental y la calidad de vida. El proyecto FIS, que se ha extendido desde el año 2012 al 2015, ha analizado el Sociotipo en Psicodermatología de 159 pacientes y 58 personas sanas en el entorno de salud de Alcañiz. Ahora, comienza una segunda fase del proyecto para 300 pacientes de más de 65 años.

Servando Marrón, investigador principal del proyecto y dermatólogo, Lucía Tomás, psicóloga y Monserrat Sarrión, enfermera, han participado en este estudio multidisciplinar que busca identificar y mejorar la calidad de la asistencia para los pacientes dermatológicos que presentan síntomas de ansiedad o depresión y para las patologías de la piel derivadas de problemas relacionados con el sistema nervioso. 

Así, se ha tenido en cuenta la influencia de las enfermedades dermatológicas en las patologías psicológicas de los enfermos. La muestra la han conformado pacientes, leves o moderados, de cinco de las enfermedades dermatológicas visibles más comunes: psoriasis, acné, alopecia, eccema y neurodermitis. 

Este estudio, que cuenta con la participación del Grupo de Investigación en Bioinformación y Biología de Sistemas, también del IACS, el departamento de Psicología de la Universidad de Zaragoza y la Unidad de Clínica Dermatológica del Hospital de Alcañiz, propone en sus conclusiones preliminares que los pacientes afectados por enfermedades dermatológicas están más aislados socialmente, que se consideran a sí mismos poco sociables y que se encuentran más solos que las personas sanas que también han participado en este estudio. 

Además se percibe que los pacientes mantienen una relación menos estrecha con su familia que las personas sanas, que hablan poco y tienen menos amigos y conocidos y que les cuesta entablar relación con personas nuevas o incluir nuevos amigos en sus círculo de amistades. Otro de los indicadores que se ha tenido en cuenta en este estudio ha sido la risa. Cuánto tiempo se ríen al día los pacientes. La ausencia de risa es también un síntoma de que algo no funciona bien en el interior. 

Estas conclusiones, obtenidas para pacientes del entorno rural, probablemente se  verán agravadas en pacientes urbanos, cuyos entornos sociales y familiares están más diluidos y lejanos y con menor calidad de vida.

Como tratamiento, desde la Psicodermatología se propone una atención holística. Centrarse en lo que le preocupa al paciente. Dedicarle un poco más de tiempo y ejercer una escucha activa. No quedarse solo en una prescripción médica sino combinarla con otras medidas encaminadas a mejorar las relaciones sociales del paciente y su autoestima. Este tratamiento holístico permite mejorar la calidad de vida de los pacientes en casi el 100% de los casos. Asimismo, posiblemente se podrían disminuir los fármacos necesarios para el tratamiento a medio y largo plazo y se podría reducir el número de visitas al médico en pacientes crónicos.

El Grupo Aragonés de Investigación en PsicoDermatología subraya la necesidad de poner en marcha grupos multidisciplinares de trabajo en coordinación con dermatología, salud mental, enfermería y trabajo social y, en especial, con atención primaria. Una buena y completa atención en una primera visita con un buen diagnóstico puede disminuir considerablemente la necesidad de atención posterior, concluyen.