jueves, 26 de noviembre de 2015

El trastorno de déficit de atención e hiperactividad: el 1 de diciembre en el CIBA

Muchas madres y padres de familia, al observar el comportamiento movido y nervioso de forma constante de alguno de sus hijos o hijas, han podido llegar a preguntarse si realmente esa conducta responde a un rasgo propio de su carácter o, por el contrario,  pudiera ser un síntoma de una de las enfermedades que en la actualidad ocupa un lugar de relevancia en el ámbito clínico, social y por supuesto familiar: el trastorno de déficit de atención e hiperactividad, conocido como TDAH.

No hay que alarmarse, la conducta infantil está sujeta al proceso de socialización, que se lleva a efecto fundamentalmente en la familia y en la escuela. Durante el desarrollo de dicho proceso en esa edad, el niño o la niña tratará de adecuar los rasgos propios de su personalidad y su carácter a las normas y hábitos que está aprendiendo. En muchas ocasiones, las reacciones ante los cambios y el descubrimiento que vivencia pueden manifestarse en forma de una marcada actividad, o por el contrario en actitud de inhibición. 



La Asociación Americana de Psiquiatría define el TDAH como “un trastorno de inicio en la infancia que comprende un patrón persistente de conductas de desatención, hiperactividad e impulsividad. Se considera que el trastorno está presente cuando estas conductas tienen mayor frecuencia e intensidad de lo que es habitual según la edad y el desarrollo de la persona, y tales manifestaciones interfieren de forma significativa en el rendimiento escolar o laboral, y en sus actividades cotidianas” (DSM-IV-TR, 2001).

El impacto que tiene sobre la salud viene determinado por su elevada prevalencia; entre un 3 y 7% de la población escolar, de acuerdo a los estudios de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-IV-TR, 2001).

En el caso de la prevalencia en España, la Guía de Práctica Clínica (GPC) sobre TDAH de la Agencia de Información, Evaluación y Calidad (AIAQS) de Cataluña (2010), recoge varios estudios, cuyos resultados son los siguientes:

Estudios de prevalencia del TDAH en España 


Estos datos sobre la prevalencia del TDAH y los efectos probables en el desarrollo de la persona que lo padece, así como las dificultades que se puedan desencadenar en el ambiente familiar y social,  han dado lugar a un considerable impulso en la investigación de este trastorno.

Una de las cuestiones importantes sobre esta patología surge en el propio proceso clínico. En primer lugar, la detección es difícil, dada la naturaleza bio-psico-social del trastorno. Por otro lado, conforme a la GPC de TDAH de la AIAQS (2010), el proceso diagnóstico y la metodología, dan lugar a variaciones de tipo demográfico y geográfico, lo que deriva en un infradiagnóstico o un sobrediagnóstico del TDAH.

En definitiva,  la controversia, el debate y la incertidumbre están presentes en esta enfermedad.

A fin de analizar y profundizar en  estos aspectos del TDAH,  el próximo día 1 de diciembre en horario de 16.45- 19.30 horas, el IACS junto a las Asociaciones de Familiares y  Pacientes de TDAH:  AATEDA y ATENCIONA, celebrará un encuentro de profesionales, pacientes, familiares y otras personas interesadas. Estarán presentes miembros de ambas Asociaciones,  profesionales destacados del ámbito de  la pediatría, la psicología, la psiquiatría y la educación.

En esta jornada, también se dedicará un tiempo para que los asistentes planteen sus preguntas, dudas, aportaciones, vivencias  a los ponentes, para conformar un lugar de participación y debate entre todos los afectados e interesados en el TDAH.



María Luisa Gracia
Técnico de Formación
Área de Transferencia del IACS

1 comentario :

  1. Lo bueno del déficit atención, es que actualmente ya existen diversas formas de llevar a cabo un tratamiento.
    El primer análisis que se debe revisar, es la parte psicológica y neurológica, para determinar la forma en la que se debe tratar el transtorno.

    saludos!

    ResponderEliminar