lunes, 14 de septiembre de 2015

RICA ayudará a que la recuperación de una cirugía abdominal sea más rápida... y con el mismo nivel de seguridad

Mañana 15 de septiembre se presentará en la sede del Ministerio de Sanidad un documento desarrollado por el Grupo Español de Rehabilitación Multimodal (GERM), promovido por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y revisado por el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud

Se trata de la “Vía Clínica de Recuperación Intensificada en Cirugía Abdominal (RICA)”, cuya finalidad es facilitar a los profesionales unas pautas para mejorar la rehabilitación y recuperación postoperatorias en casos de Cirugía Mayor Abdominal, manteniendo la seguridad del paciente y optimizando la utilización de los recursos.

Estas pautas estandarizadas, basadas en el conocimiento científico y en el consenso de las diferentes sociedades científicas involucradas en su elaboración, revisan las prácticas que se realizan en torno a una intervención quirúrgica, valoran los puntos clave específicos de cada tipo de cirugía y analizan la evidencia científica de los mismos. La estandarización de estas medidas es beneficiosa para el paciente, los profesionales y los centros, y se puede realizar de una forma protocolizada a nivel estatal, como demuestran proyectos previos en otros países, con buenos resultados. Es un instrumento dirigido a estructurar las actuaciones ante situaciones clínicas que presentan una evolución predecible. Describe los pasos que se deben seguir, establece las secuencias en el tiempo de cada una de ellos y define las responsabilidades de los diferentes profesionales que van a intervenir.



Algunos de los aspectos que destaca son los siguientes:
  1. Todos los pacientes que participan en el protocolo han de iniciarlo desde el preoperatorio, lo cual les permite una recuperación más rápida de la cirugía y de la convalecencia postoperatoria, reduciendo al máximo el estrés físico y psicológico.
  2. La preparación previa del paciente es fundamental y asegura que éste se encuentre en las mejores condiciones posibles, identificando los riesgos personales en el preoperatorio.
  3. El tratamiento es integral e incluye medidas pre, intra y postoperatorias en las que se actúa de forma activa.
  4. Los pacientes tienen un papel activo y deben tomar responsabilidad para mejorar su recuperación.
¿A quién se dirigen estas recomendaciones?

Este documento se dirige, no sólo a los profesionales sanitarios que están directamente involucrados en la atención del paciente quirúrgico, es decir, cirujanos, anestesistas, y enfermeras, sino a todos aquellos profesionales que de alguna manera estén relacionados con el tratamiento interdisciplinar de estos pacientes como nutricionistas, estomaterapeutas, fisioterapeutas, rehabilitadores, digestólogos, radioterapeutas, oncólogos y patólogos. Dado que entre las ventajas de estos programas se encuentra la eficiencia (reducción de la estancia hospitalaria, así como optimización de utilización de otros recursos), también puede ser de utilidad para administradores, gestores clínicos y coordinadores de calidad.

Además, por las características de este tipo de programas, donde los pacientes tienen una parte muy activa, se dirige a ellos y, en este sentido, el conocimiento por parte de los médicos de atención primaria de estas recomendaciones puede mejorar la asistencia sanitaria a este tipo de pacientes.

No hay comentarios :

Publicar un comentario