martes, 9 de junio de 2015

Tu salud está en juego

Bueno, dicho así quizá suena alarmista... cuando en realidad lo que queremos decir es que podemos cuidar de nuestra salud de forma divertida.

La gamificación es una tendencia que se está extendiendo cada vez más a diferentes ámbitos de nuestra vida. Consiste en el uso de herramientas  y técnicas de juego en entornos que, a priori, no son de naturaleza lúdica (educación, productividad en la empresa, reciclaje...) y tiene como objetivo conseguir motivar, involucrar y fidelizar a las personas en una actividad. Se suele trabajar por medio de recompensas, puntuaciones y reconocimientos, todo ello virtual, buscando despertar el sentimiento de superación en el "jugador". Por ello, en ocasiones también se juega en red.

Sin duda, es mucho más divertido aprender jugando. En el ámbito de la educación esta práctica está cada vez más aceptada quizá porque, en principio, la idea de "juego" aparece mucho más ligada a la infancia. Sin embargo, si bien el juego es algo inherente a los niños, a todos nos gusta jugar y eso es algo que podemos aprovechar en nuestro beneficio. Es mucho más divertido hacer las cosas jugando. El Trivial, por ejemplo, no deja de ser un juego de preguntas y respuestas, pero hay quien encuentra motivador (si me preguntáis a mi, negaré que lo haya hecho) aprenderse las preguntas (aprender, en definitiva) para quedar como un rey en la siguiente partida.

Ahora, ¡a por el siguiente nivel!

En educación, existen múltiples ejemplos del uso del juego aplicado al aprendizaje. Ideas como explicar física usando el archiconocido Angry Birds o tratar temas de conocimiento del medio con el videojuego SimCity son excelentes iniciativas para convertir algo potencialmente (solo potencialmente) aburrido en un aprendizaje interactivo y entretenido.

La buena noticia es que también podemos utilizar el juego para cuidar de nuestra salud. Cada vez hay más aplicaciones móviles que buscan que el usuario conozca su estado de salud, aprenda más de sus enfermedades y se motiven para seguir el tratamiento indicado o, simplemente, llevar sus hábitos de vida al terreno de lo saludable. Si bien es cierto que en este ámbito la gamificación no está tan arraigada como en otros, podemos encontrar múltiples ejemplos de cómo cuidarnos jugando. Nombraremos algunos:
  • ViQuiz, que es una aplicación móvil para jóvenes de entre 14 y 20 años. Se construye como un juego tipo “trivial” con preguntas y respuestas organizadas en distintas dinámicas y sobre diferentes temas relacionados con la salud y la vida social.  
  • Modz es un un dispositivo desarrollado específicamente para niños con diabetes que convierte el control de su enfermedad en un juego.
  • Immune Attack! es un videojuego que nos propone trabajar temas relacionados con el sistema inmunológico del cuerpo humano poniéndonos al volente de un nanobot que viaja por el organismo con el objetivo de entrenar al sistema inmunológico (para lo que será necesario aprender cómo funciona éste o de lo contrario no podrás avanzar en el juego)
Imagen de la app ViQuiz
Lo que está claro es que la gamificación en el ámbito de la salud es un fenómeno cada vez más habitual. De hecho, la próxima semana se celebra en Madrid el II Congreso Nacional de Juegos de Salud en el que se tratará ampliamente este tema y que promete ser muy interesante.

Elsa Palacios Ramos
Responsable de Comunicación del IACS


1 comentario :