lunes, 29 de junio de 2015

Educación y formación ¡¿gratis?!

Seguramente habréis visto el adjetivo “abierto” (open) acompañando a multitud de términos: Open Source o software de código abierto, Open Access y Open Repositories como expresiones relacionadas con la publicación científica, Open Data, términos siempre unidos a los datos públicos abiertos, y por tanto, a la transparencia pública, y en el caso que nos ocupa, Open Learning o la Educación Abierta.

Este tipo de educación se define porque "los materiales que apoyan la enseñanza y el aprendizaje están en abierto y son utilizables por todos; además se basa en tecnologías abiertas que facilitan un aprendizaje colaborativo, flexible y ayudan a compartir prácticas de enseñanza que facultan a los educadores a beneficiarse de las mejores ideas de otros compañeros".

Otros términos relacionados con la educación abierta, y que a menudo aparecen junto a ella, son Open Educational Resources (OER) o Recursos Educativos Abiertos (REA), OpenCourseWare (OCW), y el más reciente, Massive Open Online Course (MOOC) o Cursos En línea Masivos y Abiertos.

Wikipedia: un ejemplo de Recurso Educativo Abierto (REA)

Si queremos conocer cuándo comenzó esta fiebre por desarrollar iniciativas sobre educación abierta, la primera institución que se arriesgó fue el Massachusetts Institute of Technology (MIT) en 1999. En abril de 2001 realizaron el lanzamiento de OpenCourseWare, donde publicaban de manera libre y gratuita en Internet, los materiales didácticos de asignaturas que se impartían en el MIT. Cuatro años más tarde, en febrero de 2005 se creó el Consorcio OCW en el que hoy participan más de 240 instituciones de educación superior (27 son españolas) y otras instituciones asociadas.

Ejemplo de OCW en la página del Massachusetts Institute of Technology



¿Pero qué significan todas estas siglas - OER, OCW, MOOC -, expresiones y conceptos? ¿Realmente las universidades y otras entidades educativas ofrecen sus materiales gratis y para todos?

Hemos elaborado la siguiente tabla con las características que presentan cada una de estas realidades educativas abiertas, para que podamos aclararnos un poco:


Como puede verse, los MOOC son el movimiento más reciente, complejo y evolucionado en la educación abierta. Sin embargo, debemos tener cuidado porque no es oro todo lo que reluce. Hay autores que puntualizan que existen ejemplos de cursos en línea abiertos y masivos, que no lo son aunque así se autodenominen, ya que ni son en abierto, ni masivos, y a veces, ni son cursos porque no permiten realizar pruebas o evaluaciones.

Estas mismas voces críticas, nos avisan de respecto a los MOOC, aunque parezcan una alternativa gratuita, libre y accesible al conocimiento, hay que hacer algunas puntualizaciones al respecto.

Ejemplo de MOOC en la página de Miriada


Y es que los MOOC siguen un modelo de negocio - similar al que tiene Google -, donde el valor no está en realizar el propio curso on-line, sino en la posible adquisición del resto de servicios que giran alrededor de él. Los MOOC son el anzuelo atractivo que nos incita a querer apropiarnos de la sabiduría de los expertos de instituciones prestigiosas como el MIT, pero no nos damos cuenta de que, aunque estos materiales estén en nuestras manos, el resto de servicios que nos ayudarán a convertir esta información en conocimiento -ayuda pedagógica, la evaluación formativa- y probar que tenemos ese conocimiento -certificados de realización del curso-, son los que realmente nos pueden aportar valor a la experiencia de aprendizaje. Pero estos servicios adicionales ya no son gratis.

  • las bajas tasas de finalización (4%)
  • que no son realizados por las personas que iban a ser más beneficiadas, es decir las personas menos formadas y desfavorecidas -estudiantes de países pobres con poco acceso a la educación superior, para desempleados, etc.-, ya que suelen ser realizados principalmente por personas licenciadas o graduadas (un 80%)-
  • que la masividad es enemiga del aprendizaje divergente y por tanto de la creatividad
  • que es difícil personalizar la experiencia de aprendizaje según perfil del alumno, entre otros.

Los altos índices de desempleo entre los universitarios, la devaluación de los títulos o el aumento de las tasas universitarias, además del uso y abaratamiento de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), han permitido el nacimiento y explosión de esta educación abierta que, todavía está configurándose como... ¿una posible alternativa a la formación presencial y a distancia de la Universidad?

Al respecto, las universidades españolas a través de Comisión Sectorial de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE-TIC), en abril de 2015, han publicado un informe sobre MOOC y criterios de calidad, donde abordan cuestiones relacionadas con la implantación de los MOOCs, y que nos puede ayudar a encontrar posibles soluciones y respuestas a esta pregunta; o las aún más recientes XIII Jornadas CRAI sobre Aprendizaje virtual, MOOCs y CRAIs celebradas en Murcia este mes de junio.

La educación abierta para todos, gratis y disponible en cualquier momento puede ser un regalo para la sociedad, al igual que la educación que han impartido y siguen impartiendo las universidades previo pago de tasas. Pero debemos tener en cuenta que actualmente nos encontramos en un momento de cambio, de aparición de nuevos modelos educativos, con lo que esto conlleva de confusión o desorientación. Por ello, debemos asegurarnos de que, acudamos al modelo que acudamos para formarnos, estamos ante la educación que queremos recibir, y sobre todo, que es lo que dice ser.


Sofía Arguis Molina
Documentalista en el IACS
Responsable de gestión de contenidos web del Portal GuíaSalud

jueves, 25 de junio de 2015

El uso de medicamentos durante las olas de calor

Llega el verano y, como todos los años, se pone en marcha el Plan de Prevención de Efectos de Altas Temperaturas. Con la intención de ofrecer pautas a los profesionales sanitarios al cuidado de los enfermos, en particular con enfermedades crónicas, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) acaba de publicar un conjunto de recomendaciones en relación con los medicamentos, integrado en su campaña de prevención de los efectos de una posible ola de calor en las personas.

El documento,  además de aportar información sobre la conservación de los medicamentos en estos periodos, presenta recomendaciones sobre situaciones clínicas especiales en 4 grupos de pacientes (aquellos que sufren trastornos mentales y/o utilizan psicótropos,  patología cardiovascular, endocrina o uronefrológica) en las que indican acciones a tener en cuenta en caso de ola de calor, así como información sobre cómo controlar la temperatura corporal y cómo conservar y utilizar los medidores de glucemia.



Conviene recordar que los principales grupos de población en situaciones de calor extremo son los ancianos, los lactantes y los niños, las personas con una afección crónica que requieran medicamentos y las personas dependientes. Además, el aislamiento social también aumenta su fragilidad. 

En el caso de una ola de calor son temibles dos complicaciones de gravedad creciente, el síndrome de agotamiento-deshidratación y el golpe de calor. En estas circunstancias, algunos medicamentos pueden agravarlas. Sin embargo, la adaptación de un tratamiento con medicamentos en curso debe considerarse caso a caso, y no reducir o interrumpir la administración de fármacos de forma sistemática. Por otra parte, antes de tomar cualquier decisión terapéutica, es necesario evaluar completamente el estado de hidratación.



Finalmente, se recomienda a los profesionales sanitarios:
  • Revisar la lista de los medicamentos de prescripción médica o de automedicación, utilizados por el paciente, e identificar aquellos que pueden alterar la adaptación del organismo al calor.
  • Revaluar la necesidad de cada uno de los medicamentos y suprimir cualquier medicamento que parezca ser inadecuado o no indispensable.
  • Evitar la prescripción de medicamentos antinflamatorios no esteroideos (AINE), especialmente nefrotóxicos en caso de deshidratación
  • En caso de fiebre, evitar la prescripción de paracetamol debido a su ineficacia para tratar la insolación y por el posible empeoramiento de enfermedad hepática, a menudo presente.
  • Cuando se prescriba un diurético, se debe verificar que la ingesta de líquidos y de sodio están adaptadas.
  • Recomendar a los pacientes que no tomen ningún medicamento sin consejo médico, incluidos los medicamentos sin receta.
Puedes descargar el documento completo aquí (pdf)

Elsa Palacios Ramos
Responsable de Comunicación del IACS



lunes, 22 de junio de 2015

¿Eres Innovador?

En los últimos años la palabra innovación está en boca de todos. Quizás en exceso. En su día escuché que no hay innovación sin innovadores. Quizás ahí esté “la chispa de la innovación”. Por lo que se ve la innovación nace de una cierta inquietud inconformista y de descubrimiento, que entiende que la realidad puede ser mejor y debe ser cambiada.


¿Qué hace que una persona sea innovadora y otras no?, ¿los innovadores nacen o se hacen?, ¿qué habilidades debe potenciar una persona innovadora?

Quizás antes de adentrarnos en saber qué es la innovación, sea mejor conocer cuáles son nuestras habilidades en materia de descubrimiento y ejecución, y si estamos cerca o lejos de esa actitud innovadora

Instrucciones de uso: en el siguiente link  podrás descargarte un formulario con las preguntas que aparecen en el dibujo de arriba.  Para obtener un panorama general de tu perfil de habilidades de descubrimiento y habilidades de ejecución, responde a las preguntas del juego de la siguiente manera: (1= totalmente en desacuerdo, 2= parcialmente en desacuerdo, 3= ni de acuerdo ni en desacuerdo, 4= parcialmente de acuerdo, 5= totalmente de acuerdo). Recuerda que debes responder conforme a tus comportamientos reales, no en función de lo que te gustaría.

Para calificar la prueba: Añade tu puntuación en los números impares. Obtendrás una calificación muy alta en habilidades de descubrimiento si  tu puntuación es de 45 o superior, alta si obtienes ente 40 y 45 puntos, de moderada a alta si es entre 35 y 40 puntos; de moderada a baja si obtienes entre 29 y 34 puntos y baja si obtienes una puntuación de 28 o menor.

Añade tu puntuación a los números pares. Obtendrás una calificación muy alta en habilidades de ejecución si  tu puntuación es de 45 o superior, alta si obtienes ente 40 y 45 puntos, de moderada a alta si es entre 35 y 40 puntos; de moderada a baja si obtienes entre 29 y 34 puntos y baja si obtienes una puntuación de 28 o menor.

Lo puedes hacer tú individualmente o que otros te evalúen según como ellos te ven. Luego podéis intercambiar los roles. Puede ser un ejercicio muy revelador. Es recomendable realizar Es recomendable realizar esta evaluación 2 veces al año: Una ahora, la segunda al finalizar el año. Así comprobarás cual es tu estado inicial, tomar medidas al respecto y evaluar. Así hasta conseguir estar en plena forma.

Esperamos que éste juego ayude a desarrollar y equilibrar tus habilidades innovadoras y ejecutivas.

PD: Basado en el libro "El ADN del Innovador"

Fernando Abadía
Innovación & Transferencia de Tecnología IACS

miércoles, 17 de junio de 2015

La eSalud y la brecha digital

La brecha digital hace referencia a la desigualdad entre ciertos colectivos que tienen dificultades - bien de equipamiento, bien de utilización y comprensión-  para acceder a las tecnologías, y los que no las tienen. La tecnología puede, sin duda alguna, dar facilidades en muchos ámbitos de la vida pero tiene la contrapartida de ahondar en las diferencias en el caso de que no se pongan medios para evitarlo. En el caso de la salud, el tema es más grave, ya que todos tenemos derecho a una atención sanitaria de la misma calidad, independientemente de nuestros recursos.

Esta semana se ha presentado en Madrid el informe "“Propuestas para reducir la brecha digital en salud” (pdf), que surge del movimiento #sherpas20 y su proyecto ‘Juntos contra el aislamiento digital'. Dicho proyecto tiene por objetivo acortar la distancia que separa a distintos grupos de profesionales y población en general en la aplicación de herramientas digitales y medios sociales en el ámbito de la salud


El informe afirma que casi un 30% de los españoles utilizamos la red como fuente de información sobre temas de salud. Curiosamente, y aunque la percepción de los que trabajamos en este campo pueda ser la contraria, Internet es la fuente de información que tiene un menor grado de uso por parte de los ciudadanos en temas referentes a salud (por detrás de la consulta a profesionales sanitarios, información en medios de comunicación o la que nos llega por nuestras redes de amigos, familia o conocidos). Esta información contrasta con la que ofrece otro estudio publicado este mismo año que deja patente que, en cuestión de adopción de la eSalud, estamos en el buen camino ya que somos el tercer país en Europa con mayor tasa de adopción, solo adelantados por Finlandia y Dinamarca.

Es decir, en España se utiliza mucho la eSalud, pero ni todos, ni todos al mismo nivel, lo que no hace sino agravar la brecha digital. De hecho, el presente informe deja patente que existen diferentes velocidades y desequilibrio entre las diferentes comunidades autónomas, e incluso dentro de la  misma comunidad. El grupo de trabajo definió el aislamiento digital como:

“El desequilibrio en el conocimiento, uso y aplicación de las nuevas tecnologías y herramientas digitales que produce, como consecuencia, una desigualdad en la gestión de la salud. Está provocado por la falta de acceso, formación, recursos y motivación, así como por el miedo al cambio.”
Lo difícil no es analizar cuáles son las ventajas que aportaría la reducción - o eliminación -  de esta brecha digital y que van desde un sistema más igualitario y universal o el ahorro, gracias a la mejora de la eficiencia del sistema, hasta mejores resultados clínicos y mejora de la salud de la población en general. Lo realmente complicado es buscar una solución al problema y poner en marcha acciones que reduzcan de forma sustancial esta brecha, que en gran parte es generacional, pero que es agravada por otros factores (geográficos, sociales, etc).

Pero lo que, sin duda alguna, es fundamental es que exista la voluntad de salvar las distancias. Y esa voluntad debe existir en los tres colectivos involucrados: sociedad, profesionales y los sistemas y organizaciones sanitarias.

Elsa Palacios Ramos
Responsable de Comunicación del IACS

lunes, 15 de junio de 2015

¿Por qué es necesario evaluar la formación continuada?

Las entidades diseñan planes formativos con el objetivo de adaptar su equipo humano a las transformaciones que el contexto impone de una forma rápida y constante Esta cuestión obliga a las organizaciones a diseñar estructuras flexibles y a proporcionar a sus profesionales, de forma permanente, la herramienta formativa que procure un desempeño adecuado. De esta exigencia, surge el concepto de formación continua.

La implantación de la formación precisa del diseño de un proceso que se compone de tres fases principales. Las dos primeras y más frecuentes en la práctica, quedan referidas a la planificación y ejecución de los programas .
  1. La planificación de las actuaciones formativas para un periodo determinado, se vincula a las estrategias organizativas y a la detección de las necesidades que manifiestan los profesionales objeto de ese aprendizaje.
  2. La ejecución requiere el uso de la metodología más adecuada para la transmisión de los nuevos conocimientos y habilidades. 
  3. La evaluación, en la mayor parte de los casos en que se aplica, se centra fundamentalmente en la obtención de información sobre el grado de satisfacción de quienes han realizado el programa. En otras ocasiones, también se evalúa el aprendizaje. Es decir, que la fase de la evaluación, con carácter general, se lleva a cabo para conocer los efectos inmediatos que produce la intervención formativa: la satisfacción y el aprendizaje de los participantes.


La información que generan estos datos es útil para quienes están al frente de los programas, ya sean los gestores, directores, técnicos e incluso el propio alumno. No obstante, este proceso no proporciona conocimientos sobre los resultados del impacto que dicha actuación ha producido en la propia organización. Los denominados efectos mediatos. Sin esta valoración la intervención evaluativa queda inacabada.
"Sin la valoración de los efectos mediatos, es imposible conocer la utilidad y alcance de la formación"

Entonces... ¿cómo hacemos?

En la práctica organizativa el ejercicio de la evaluación de impacto está poco extendido. Las razones apuntan a varias cuestiones como: la complejidad metodológica que acompaña al proceso, la falta de flexibilidad e información de la propia estructura institucional, escasez de políticas que desarrollen la evaluación, etc. De donde se infiere, una ausencia relevante de la extensión de la cultura evaluativa en la organización, y en concreto en la Administración Pública.

Sobre esta cuestión, la Agencia Estatal de Evaluación de las Políticas Públicas y la Calidad de los Servicios (AEVAL) parte del objetivo de promocionar y extender la cultura de la evaluación de los programas y servicios al complejo entramado del sector público. Defiende los planteamientos del new public management como herramienta de mejora en el proceso de la evaluación, entendida no solo como un instrumento de gestión, sino como la respuesta a un nuevo modelo de democracia apoyado en los valores de responsabilidad, transparencia, participación y rendición de cuentas.

¿Y en el ámbito sanitario?

Respecto al ámbito sanitario, las Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AETS) son las que llevan a cabo la evaluación de la eficacia, seguridad y eficiencia de las tecnologías incorporadas. Para OSTEBA el término de tecnología sanitaria: “Engloba todos los métodos utilizados por los profesionales sanitarios para promover o mejorar la salud de los pacientes, prevenir o tratar enfermedades, rehabilitar o proporcionar cuidados a largo plazo. Esta definición incluye las actividades realizadas por profesionales sanitarios de todas las categorías y el uso de todo tipo de equipos, fármacos y procedimientos así como sistemas de organización y soporte de los servicios sanitarios –sistemas de información, de ingeniería, logística, etc.- para promover la mejora de la salud”.


Desde este planteamiento, la formación, como parte de la tecnología, se integraría en los objetivos evaluativos de las Agencias u órganos similares. No obstante, en la actualidad las AETS no desarrollan programas de evaluación de impacto formativo en la organización sanitaria.

En lo que refiere a las Áreas y Unidades de Formación, su labor fundamental se ha centrado en la gestión de los programas (planificación y ejecución). En la actual configuración, las demandas que surgen de los valores de la nueva gobernanza, ampliarán dichas funciones hacia el ámbito evaluativo. Es necesario conocer el impacto de la intervención en la organización.

Sin duda, el futuro de la formación continua dependerá de la definición de una evaluación integral, y serán las Unidades de Formación las que deberán impulsar y desarrollar metodologías que permitan cumplir con este objetivo. Como consecuencia, estas Unidades deberán dotarse de medios técnicos y personales, que les capaciten para la implementación de una nueva concepción de la gestión formativa, a partir de la definición de la evaluación de impacto.

María Luisa Gracia
Técnico de Formación
Área de Transferencia del IACS

martes, 9 de junio de 2015

Tu salud está en juego

Bueno, dicho así quizá suena alarmista... cuando en realidad lo que queremos decir es que podemos cuidar de nuestra salud de forma divertida.

La gamificación es una tendencia que se está extendiendo cada vez más a diferentes ámbitos de nuestra vida. Consiste en el uso de herramientas  y técnicas de juego en entornos que, a priori, no son de naturaleza lúdica (educación, productividad en la empresa, reciclaje...) y tiene como objetivo conseguir motivar, involucrar y fidelizar a las personas en una actividad. Se suele trabajar por medio de recompensas, puntuaciones y reconocimientos, todo ello virtual, buscando despertar el sentimiento de superación en el "jugador". Por ello, en ocasiones también se juega en red.

Sin duda, es mucho más divertido aprender jugando. En el ámbito de la educación esta práctica está cada vez más aceptada quizá porque, en principio, la idea de "juego" aparece mucho más ligada a la infancia. Sin embargo, si bien el juego es algo inherente a los niños, a todos nos gusta jugar y eso es algo que podemos aprovechar en nuestro beneficio. Es mucho más divertido hacer las cosas jugando. El Trivial, por ejemplo, no deja de ser un juego de preguntas y respuestas, pero hay quien encuentra motivador (si me preguntáis a mi, negaré que lo haya hecho) aprenderse las preguntas (aprender, en definitiva) para quedar como un rey en la siguiente partida.

Ahora, ¡a por el siguiente nivel!

En educación, existen múltiples ejemplos del uso del juego aplicado al aprendizaje. Ideas como explicar física usando el archiconocido Angry Birds o tratar temas de conocimiento del medio con el videojuego SimCity son excelentes iniciativas para convertir algo potencialmente (solo potencialmente) aburrido en un aprendizaje interactivo y entretenido.

La buena noticia es que también podemos utilizar el juego para cuidar de nuestra salud. Cada vez hay más aplicaciones móviles que buscan que el usuario conozca su estado de salud, aprenda más de sus enfermedades y se motiven para seguir el tratamiento indicado o, simplemente, llevar sus hábitos de vida al terreno de lo saludable. Si bien es cierto que en este ámbito la gamificación no está tan arraigada como en otros, podemos encontrar múltiples ejemplos de cómo cuidarnos jugando. Nombraremos algunos:
  • ViQuiz, que es una aplicación móvil para jóvenes de entre 14 y 20 años. Se construye como un juego tipo “trivial” con preguntas y respuestas organizadas en distintas dinámicas y sobre diferentes temas relacionados con la salud y la vida social.  
  • Modz es un un dispositivo desarrollado específicamente para niños con diabetes que convierte el control de su enfermedad en un juego.
  • Immune Attack! es un videojuego que nos propone trabajar temas relacionados con el sistema inmunológico del cuerpo humano poniéndonos al volente de un nanobot que viaja por el organismo con el objetivo de entrenar al sistema inmunológico (para lo que será necesario aprender cómo funciona éste o de lo contrario no podrás avanzar en el juego)
Imagen de la app ViQuiz
Lo que está claro es que la gamificación en el ámbito de la salud es un fenómeno cada vez más habitual. De hecho, la próxima semana se celebra en Madrid el II Congreso Nacional de Juegos de Salud en el que se tratará ampliamente este tema y que promete ser muy interesante.

Elsa Palacios Ramos
Responsable de Comunicación del IACS


lunes, 8 de junio de 2015

Gestores bibliográficos: ¿merece la pena invertir tiempo en ellos?

La respuesta es: por supuesto que sí.

Me estreno en este blog para contaros las ventajas de los gestores bibliográficos y quiero exponer brevemente lo mucho que pueden ayudarnos en las tareas de recopilar, organizar y utilizar la bibliografía. Son herramientas que nos permiten crear, actualizar y mantener una base de datos propia y personal de bibliografía y gestionarla según nuestras necesidades: para redactar un paper, para la tesis, para tener “controlados” nuestros artículos, para el trabajo en equipo, e incluso algunos para localizar y contactar con colegas que investiguen en la misma rama.

¿Qué puedo hacer con un gestor bibliográfico? 

  • Guardar en una misma “biblioteca” referencias, bien insertándolas manualmente o importándolas directamente de diferentes fuentes: Pubmed, Embase, Wos, SCOPUS, Google Scholar, de catálogos de bibliotecas, etc ... 
  • Elaborar bibliografía en numerosos formatos internacionales: Vancouver, APA...y formatos concretos de la mayoría de las revistas científicas. 
  • Insertar citas y bibliografía mientras se está escribiendo un artículo/texto en un documento word. 
  • Organizar la bibliografía por grupos e incluso compartirlas con otros usuarios. 
  • Crear una auténtica biblioteca temática personal, ya que algunos de los gestores permiten subir el pdf del artículo completo.  
 Dentro de los gestores con versión web os recomendamos, por ser de los más completos y además gratuitos, Mendeley (por ahora gratuito) y EndnoteWeb (dentro de la licencia de la Web of Science). Mendeley resulta una de las herramientas más avanzada ya que además de ser un gestor de referencias, actúa como una red social académica en la que los investigadores pueden crear perfiles y contactar con otros investigadores. Os dejamos aquí una comparativa de los 4 gestores bibliográficos más conocidos y utilizados:
Fuente: Costa-Marin M, Pastor-Ramon E, Sastre-Suárez S, Páez V. ¿Citar a ciegas? Aproximación y comparativa de gestores bibliográficos., 2014 . En XV Jornadas Nacionales de Información y Documentación en Ciencias de la Salud, Madrid (Spain), 22-23 May 2014. [Conference poster]. Disponible en: http://eprints.rclis.org/23299/1/Cita%20a%20ciegas.pdf

La elección de uno u otro depende de distintos factores, pero el más importante es que nos facilite el trabajo, es decir que la realización de una bibliografía se realice en el menor tiempo posible y con la mayor calidad posible. Una vez superadas las dos primeras (y puede que desesperantes) horas ante cualquiera de estas herramientas (hay que reconocer que al principio suele costar acostumbrarse a trabajar con ellas) resultan totalmente imprescindibles para el control de la bibliografía y está probado que su utilización supone un gran ahorro de tiempo.

Si tienes dudas en cuanto a su uso, ponte en contacto con la Biblioteca Virtual.

Montse Salas Valero
Técnico en Documentación y Sistemas de Información del IACS
Coordinadora de la Biblioteca Virtual- Bibliosalud-Aragón

viernes, 5 de junio de 2015

Bienvenidos al blog del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud

Otro blog de una institución sanitaria. Quizá habrás pensado eso al leer que el IACS presenta su nuevo blog como herramienta alternativa de comunicación. Tal vez sea un blog más. O tal vez no. Desde el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud estamos convencidos de que tenemos mucho que aportar. La página web y los otros medios de comunicación que utilizamos se nos estaban quedando pequeños. Así que aquí venimos a intentar aportar algo novedoso al panorama de las Ciencias de la Salud y todo lo que le rodea.

Pretendemos que sea un blog tan multidisciplinar como el equipo que forma el IACS. Nuestra intención es hablar de temas tan variados como la ética en la investigación, recursos bibliográficos y web, proyectos originales, convocatorias... y todo aquello que pensamos que pueda ser de interés para nuestros lectores.

¿A quién nos dirigimos? Pensamos que el contenido que aquí vamos a aportar tiene un público muy amplio, desde profesionales sanitarios e investigadores hasta los propios pacientes o ciudadanos en general. Seguro que alguno de los temas que tratamos puede interesarte, tengas el perfil que tengas.

Esperamos que cada vez haya más trabajadores y colaboradores del IACS que quieran compartir con vosotros su conocimiento y enriquecer así el contenido de este blog que, esperamos, consideréis de interés suficiente para quedaros por aquí.

Ofreceremos contenido, en principio, cada semana ¿te quedas por aquí?